ALEMANIA, VIAJES

Sachsenhausen · Alemania · visitando un Campo de Concentracion

La terrible historia del nazismo está presente siempre cuando nombramos Alemania, es una pena pero es así. Por suerte, hoy en día podemos conocer un país muy distinto, y un Berlín renovado que se ha convertido en una de las ciudades más dinámicas, jóvenes y culturales del momento.

Ya sólo quedan monumentos conmemorativos y museos que nos recuerdan el horror de aquellos días, y que nos hacen aprender también de nuestros errores. El monumento al holocausto, museos del judaísmo y la guerra…todos ellos son muestra de la historia, pero los campos de concentración son sin duda la mejor muestra de lo que supuso para el mundo entero el nazismo.

Tenía claro que en mi viaje a Berlín quería acercarme y ver con mis propios ojos un trocito de ésta historia tan macabra. A unos tres cuartos de hora de la capital alemana, y al norte de la misma, se encuentra el Campo de Concentración de Sachsenhausen, uno de los más importantes y donde se produjo la mayor trama de falsificación de billetes de la historia. Los nazis obligaron a 140 presos a falsificar billetes estadounidenses y británicos como parte del plan de destruir la moneda británica y la economía de los Estados Unidos.

En total se falsificaron 9 millones de billetes, valorados en 650 millones de dólares. Los billetes fueron encontrados años más tarde por esa zona y, debido a que los habitantes de los pueblos los encontraban y los consideraban auténticos, se pusieron a circular en toda Europa, con lo que se hizo necesario un cambio de formato de los billetes de libras esterlinas (los dólares no llegaron a ser distribuidos).

Hay una película sobre el campo y la trama de falsificación, llamada “Operación Bernhard”. Merece la pena verla y mucho más antes de la visita: “Los Falsificadores”. Está basada en la memoria que escribió un judío encarcelado y obligado a trabajar en dicha operación, con lo que se trata de una historia basada en hechos totalmente reales, y se llevó un oscar en 2008 a parte de otros premios.

Los falsificadores pelicula sachsenhausen

(Imagen tomada de: masalladehollywood)

Fue ideado cómo el campo de concentración ideal del que se partiría para crear los posteriores. Se construyó en 1936 en un principio como campo de trabajo para presos políticos, pero después fueron liquidados masivamente tanto judíos, cómo gitanos, homosexuales, prisioneros de guerra, opositores políticos y hasta testigos de Jehova, en total, unos 30.000 prisioneros murieron en sus terrenos a causa del trabajo inhumano, las condiciones de vida, brutalidad, tortura, cámaras de gas, experimentos médicos o ejecuciones masivas; y unas 200.000 personas pasaron por allí. No sólo eso, también hubo gente que fue objeto de experimentos médicos y otra que tuvo más suerte, se dedico a la falsificación de la que os hablaba y así prolongaban su vida, ya que eran necesarios.

 

CÓMO LLEGAR

Para llegar a Oranienburg, que es el pueblo dónde se encuentra el campo, hay que coger un tren cuyo trayecto dura 3/4 de hora, y allí caminar hasta el final del pueblo (desde Berlín puedes coger las líneas las líneas RE5, RB12 y S1 con el ticket ABC). Cómo es un sitio turístico, no podía falta un MacDonalds nada más salir de la estacion, le quitó un poco de encanto al lugar la verdad. El pueblo es muy pequeñito, con un par de supermercados, tiendas pequeñas y algún restaurante. Las casitas son todas pequeñas cómo vereis en las fotos aquí abajo, y el paseo hasta el campo aunque un poco largo te permite disfrutar de una Alemania más rural.

Cómo llegar a Sachsenhausen

 

Vista aérea campo concentración Sachsenhausen

 

También durante el trayecto en tren pudimos disfrutar de alguna que otra vista diferente:

 

Oranienburg

En Oranienburg

 

En 1961 lo convirtieron en lo que es ahora, Museo y Memorial de Sachsenhausen. La visita dura aproximadamente 4 horas más 1 hora y media de transporte, con lo que tendréis que reservar una mañana entera para ello. Os dejo la página oficial del Memorial por si queréis ahondar un poco más en el tema: Memorial and Museum Sachsenhausen.

Los lunes los museos del lugar están cerrados con lo que para disfrutar totalmente de la visita no es muy adecuado. La entrada es gratuita y sólo tendréis que pagar 3 euros por la audioguía. Los horarios son: del 15 de marzo al 14 de octubre de 8:30 a 18:00 horas, y del 15 de octubre al 14 de marzo de 8:30 a 16:30 horas.

LA VISITA

La entrada es espectacular, y ya te haces una idea de la sensación que te va a causar la visita. Os recomiendo totalmente que compréis la audioguía para entender cada pedacito del lugar, si no, la visita se queda a medias. También podéis contratar una guía que os lo explicará mil veces mejor, aunque nosotros lo disfrutamos con la audioguía. A la entrada hay unos mapas en relieve para situarte un poco y ver cómo está distribuido el campo.

 

Museum Sachsenhausen

Plano Sachsenhausen

 

Ya al recorrer los primeros pasos se nota el silencio que inunda a éste lugar, no sólo por las sensaciones que te transmite, si no por el respeto a lo que allí sucedió, no es una visita cualquiera, y eso lo siente todo el mundo nada más poner un pie allí. El primer trayecto es un recorrido largo que lleva hasta la puerta de entrada (la Torre A), el trayecto que tenían que recorrer hasta lo que sería su infierno. La puerta quita la respiración; su arquitectura tan fría y sencilla, y el hecho de que lo relacionemos con las miles de imágenes en fotos o películas, te hace estremecer.

Trayecto de entrada a Sachsenhausen

Exposición informativa Sachsenhausen

Entrada al campo de concentración de Sachsenhausen

Torre A Sachsenhausen

 

En la verja de entrada se puede leer la famosa frase: “el trabajo os hará libres” “Arbeit Macht Frei”

Verja entrada Sachsenhausen

Torre A

No os extrañeis si nada más entrar lo veis un poco desierto. Mucho de lo que era éste campo ya no está en su sitio, por eso es importante que cómo mínimo alquileis la audioguía que os irá explicando todo. De todas maneras, se han respetado los caminos y localización exacta de absolutamente todo, por eso hay un espacio delimitado en el lugar dónde estaban algunos de los barracones.

Nada más entrar a los lados podréis ver un camino larguísimo de piedras con una valla electrificada. Obligaban a los presos a probar la calidad de ciertas botas caminando de un lado para el otro durante horas y horas. Cómo veís, no sólo era un campo de trabajos forzados, exterminio, experimentos médicos y falsificación, también les tenían de conejillos de indias para todo tipo de cosas.

Peligro, muerte en Sachsenhausen

Campo de concentración de Sachsenhausen

Se crearon 60 subcampos para trabajos forzados en un principio, casi en su mayoría en la industria armamentística pero también para ropa, calzado y hasta ladrillos. Después cómo os he contado, muchos fueron forzados a participar en la operación para la falsificación de billetes.

Los primeros barracones corresponden a el llamado “Campo pequeño” en el que hacinaron a judíos y donde ahora hay un museo que muestra cómo vivían, o más bien sobrevivían allí…

Barracones Sachsenhausen

Horror del nazismo en Sachsenhausen

Habitacion presos campo concentracion sachsenhausen

Habitaciones dónde no tenían ni 2 metros cuadrados para cada uno. Impresiona bastante verlo y ver la madera tan desgastada, parece que te trasladases a esos días por un segundo…

Baños Sachsenhausen

IMG_1221

IMG_1226

 

A parte de la habitación múltiple en la que apenas tenían 2 metros cuadrados para cada uno, había celdas de castigo y en las que les torturaban de mil formas, en las que casi ni comían, o veían la luz del sol…

IMG_1204

Celdas castigo Sachsenhausen

Celda campo concentración de Sachsenhausen

Uniforme preso Sachsenhausen

Uniforme oficial del campo (el trozo rojo quería decir que era preso político)

IMG_1197

IMG_1196

 

En los paredones de fusilamiento podían matar a muchas personas a la vez. Eran de madera para intentar reutilizar las balas.

Zona de fusilamiento SachsenhausenZona de fusilamiento

Paredones fusilamiento SachsenhausenParedones de fusilamiento

Hornos crematorios SachsenhausenHornos crematorios

Hornos crematorios campo concentración SachsenhausenHornos crematorios

IMG_1141

IMG_1139

IMG_1138

Lugares conmemorativos a distintas víctimas

Con la ocupación soviética de Alemania Oriental, entre agosto de 1945 y la primavera de 1950, fue transformado en un campo especial del NKVD donde se recluyó a unos 60.000 presos políticos, así como militares y funcionarios del III Reich. 12.500 de ellos murieron, en su mayoría de malnutrición y enfermedad. La mayoría de los edificios fueron utilizados para los mismos fines.

IMG_1177

IMG_1181

IMG_1182

IMG_1191

IMG_1185

Monumento conmemorativo de la liberación del campo, con 18 triángulos que muestran las diferentes nacionalidades de las víctimas.

 

IMG_1129

IMG_1118

IMG_1113

 

Hay barracones mejor conservados en los que se ha instalado alguna muestra de la vida que allí se tenía, dibujos de los presos, sus ropas, incluso algun que otro “medicamento”.

IMG_1111

IMG_1105

IMG_1102

IMG_1100

IMG_1101

 

Ya casi al final de la visita se encuentra la “enfermería” donde en vez de tratar a pacientes, lo que se hacía era experimentos médicos de todo tipo, sobretodo pruebas de medicamentos y de tratamientos de lesiones y enfermedades cómo malaria, tuberculosis o la hepatitis infecciosa, pero también procedimientos para la esterilización de grupos indeseables para los nazis, cómo los judíos o los gitanos.

IMG_1061

IMG_1078

IMG_1080

IMG_1070

IMG_1069

IMG_1092

 

 

En 1948 el campo de Sachsenhausen había subido a la categoría de Campamento Especial No. 1 y era el más grande de los campamentos especiales de la ocupación soviética, hasta su cierre en 1950.

 

IMG_1055

Una visita que no deja indiferente, y que por lo menos, nos hace conscientes de lo que hemos pasado y de los errores que se han cometido en la historia.

¿Habéis visitado éste o cualquier campo de concentración? Compartid vuestras sensaciones y experiencias en ellos en los comentarios. ¡Gracias por pasaros! Si os ha gustado, compartid que no cuesta nada y es gratis 😉