MALTA, VIAJES

Un mercadillo encantador en Malta · Marsaxlokk

El mercadillo de los domingos en Marsaxlokk es hoy en día todo un evento en Malta. Interminable, con puestos de todo lo que puedas imaginar o necesitar, pero sobretodo con un encanto innato. Venden pescado fresco del día, sin duda su mayor reclamo, pero también dulces típicos, frutas y verduras, útiles del hogar, souvenirs, ropa…

Todo ello con un precioso fondo marítimo lleno de colores.

 

Compras en marsaxlokk

 

Marsaxlokk mercadillo

 

Pescado fresco en el mercadillo de Marsaxlokk

 

Mercadillo marsaxlokk

 

En el mercadilo de marsaxlokk

 

Éste tradicional pueblecito pesquero de unas 3200 personas se encuentra en el suroeste de la isla-país y significa “puerto del suroeste” (marsa – xlokk). El nombre se relaciona con “xaloc” o “siroco” que significa viento que sopla desde el Sáhara. La mayor parte del pescado que se vende en Malta viene de aquí; los domingos se vende en el mismo pueblo y el resto de la semana lo pescado se traslada al mercado de la capital La Valeta. Los más abudantes son el pez espada, el atún y el “Lampuki” o dorada. A parte de su tradicional mercado de pescado y los numerosos restaurantes que lo preparan con mucho mimo, el pueblo es bastante bonito y pintoresco, y bien merece un paseo.

 

Paseando por Marsaxlokk, Malta

 

Barco pesquero en Marsaxlokk, Malta

 

Se encuentra en una de las zonas que primero fueron pobladas en la isla. El lugar ha sido utilizado como fondeadero para barcas y buques, por ejemplo durante el Gran Sitio del siglo XVI, y por ser un puerto resguardado, también fue refugio de numerosos piratas y de las potencias marítimas enemigas. En su lugar, hoy en día encontramos los “Luzzus”, los barcos de pesca típicos de colores que tán icónicos son de Malta. Es una de las cosas más fotografiadas del lugar. Casi todos si no son todos tienen un Ojo del rey egipcio Osiris pintado y tallado en la proa para “ahuyentar a los malos espíritus”; yo creo que ya es más una tradición que una creencia, y simplemente se limitan a decorar sus barcos, o por si acaso, quien sabe. Los colores azules, verdes, rojos y amarillos destacan sobre el fondo verde-aguamarino y sobre el tan típico color maltés que proporciona la roca caliza a todo tipo de construcción.

Localización de Marsaxlokk, en Malta

 

Marsaxlokk en Malta

 

Mapa de Marsaxlokk, Malta.

 

Era mi primer día en Malta, y ya había pasado por alguna que otra anécdota que os contaré en otro momento. Pero es que Malta es así, un país diferente, de anécdotas y de irte con la sensación de decir: ¡guau!¡pero que pasa aquí!.

El autobús para llegar a Marsaxlokk sale desde la capital La Valeta y es la ruta 81 – 85, la única ruta directa.

Cogimos el bus a las 10 de la mañana desde St Julians, con lo que tuvimos que hacer transbordo en La Valeta. Estaba llenísimo y hacía un calor impresionante, además, por mucho que los conductores de autobús corran (porque corren y mucho) y las distancias en la isla no sean muy grandes, los viajes en autobús son eternos porque hacen muchas paradas.

ANÉCDOTA MALTESA: Después de una media hora de autobús llegamos al pueblecito. Nos quedamos en un cruce durante 15 minutos (todavía nose muy bien porque…), no había mucho sitio para dar la vuelta, y los coches se quedaban atascados tanto detrás cómo delante nuestro. Intentaban pasar (y lo hacían) entre el autobus y los edificios con una distancia milimétrica y subiendose a bordillos y todo tipo de cosas…la imagen fue realmente extraña. He de reconocer que me encanta vivir este tipo de cosas porque sí ocurriesen en tu ciudad la gente se escandalizaría por lo atípica que es. Pero allá tampoco parecía preocuparle demasiado a la gente. Por fin el autobús continuó hacia delante con mucho cuidado porque era una calle estrecha, hasta que en otro cruce se tuvo que parar porque se había metido en dirección contraria y en ese momento no podia dar la vuelta. Nos dejó allá en medio del pueblo y preguntamos para saber cómo llegar al puerto. Marsaxlokk es muy pequeño y llegamos al mercadillo en 2 minutos.

 

Si podéis aprovechad a visitar ésta pequeña maravilla de Malta un domingo para disfrutarla en todo su esplendor.