ESPAÑA, FOTOGRAFÍA, IBIZA, VIAJES

Portinatx · Ibiza · una cueva solitaria y un pueblito encantador

Portinatx, playa de la cueva

Habíamos alquilado un Seat Panda muy gracioso para recorrernos la isla. Era uno de los modelos más baratos pero acabamos amandolo mucho. Muy fácil de conducir y muy práctico para aparcar (era tan cortito…). Esta vez lo cogí yo para ir hasta Portinatx al norte de la isla, y digo esta vez porque las demas salidas en coche las hizo mi pareja, prefiero mil veces ir fijándome en cada detalle que veo en el camino.

 

Portinatx, el pueblo ibizenco por excelencia

Es uno de los pueblos más bonitos de Ibiza (en mi humilde opinión). Las vistas son maravillosas y está lleno de callejuelas y casas blancas construidas a diferentes alturas adaptándose al terreno montañoso. Pero lo mejor sin duda de este lugar son sus aguas, de mil tonos verdes y azules y tan tan cristalinas que no hay que hacer ningún esfuerzo para ver su fondo al detalle. Su paisaje natural es abrumador y tiene ese encanto típico de pueblito pesquero.

 

casas ibiza

moto antigua ibiza

molino ibiza

Barquitos de pesca en la costa de Portinatx, Ibiza

 

Escalando en Punta Galera

Empezamos nuestro paseo por Portinatx al final del pueblo, es decir, al norte del todo donde se encuentra Punta Galera. Desde allí se avista el imponente Faro de Moscarter, de color blanco y azul y con nada menos que 52 metros de altura. Merece totalmente la pena acercarse hasta aquí porque el terreno aunque escarpado es precioso y todo el entorno super fotogénico. Hay acantilados, rocas de todo tipo, y unas vistas del mediterráneo geniales.

La cantidad de formas que el terreno ha ido adquiriendo con los años, la cantidad de colores de los diferentes tipos de roca, y los variados tonos de las aguas de este lugar harán que seguro te tires un buen rato recorriendo la zona, ¡y haciendo miles de fotos!.

El faro se construyó en los 70 y es enorme. Dicen que el paseo hasta allí es fácil y, a juzgar por las vistas, entretenido. Está en el punto más al norte de la isla de Ibiza.

 

Faro de punta Moscarter en Ibiza

 

Punta moscarter Ibiza

Viajero en Ibiza

Aguas turquesas en punta moscarter ibiza

 

Explorando una cueva en un islote

Escalamos, subimos y bajamos por casi toda la zona y sin saberlo dimos con la maravillosa Playa de la cueva. Esta playita está más escondida que las otras dos (arenal pequeña y arenal grande) y por lo tanto es muuy tranquila. Su nombre se debe a una pequeña cuevita que hay la islita de enfrente y que se llama Cueva de Portinatx. Desde aquí las vistas del pueblo son muy chulas. Esta justo al otro lado de Punta Galera, por un lado ves el faro, y por el otro, si bajas llegas a este rinconcito apartado.

Nos dimos un bañito y exploramos la cueva pero no pudimos bucear; no habíamos previsto sumergirnos esa mañana y no teníamos todavía el equipo…así que como consejo os digo, llevar siempre el bañador, una toalla y unas gafas con tubo aunque sean baratas (como las nuestras) porque uno nunca sabe donde va a acabar o que se va a encontrar en esta isla.

La cueva es muy pequeñita y corta, pero las rocas están llenas de vida marina y ésta le da un aspecto más molón al islote, ¿no crees?.

 

 

Playa de portinatx en ibiza

Playa de Portinatx

Playa de la cueva, portinatx ibiza

aguas cristalinas en portinatx ibiza

piedras bajo el agua en ibiza

 

Una playa solitaria en el paraiso

Estabamos practicamente solos. Había una pareja gay haciendo nudismo y disfrutando del solete, un señor buceando felizmente, y una familia disfrutando de aquel día. Hacía una temperatura más que agradable y la zona gozaba de una tranquilidad difícil de encontrar en Ibiza en una playa, si vas en temporada alta. Nosotros fuimos en Septiembre y la isla se notaba menos masificada. Aún así, alguna cala como Saladeta llegó a llenarse al completo.

No se oía casi nada en ese lugar. Tanto nos gustó que pasamos toda la mañana ahí y nos quedamos sin visitar el centro de Portinatx y las otras playas. No pasa nada, sabíamos que algún día no dentro de mucho volveríamos a Ibiza, porque aunque pequeña, tiene tanto que ver y ofrecer al visitante que atrapa. Al fin y al cabo, en un viaje no hace falta ver TODO lo que puedas en el mínimo tiempo posible, sino DISFRUTAR.

 

 

Aguas perfectas para sumergirse, pueblo perfecto para pasear

Portinatx es uno de los lugares imprescindibles para bucear, incluso para los nenes ya que sus aguas son poco profundas y muy muy calmadas.

Después de ese momento de paz y desconexión, y conexión con la isla y la naturaleza, volvimos al pueblo para coger el coche y volver al hotel. Aunque no acostumbramos a viajar así, esta vez habíamos decidido darnos un capricho y coger un alojamiento todo incluido, así que volveríamos para comer en el increíble buffet del Hotel Club Bahamas Ibiza, y coger fuerzas para la aventura que nos esperaría por la tarde.

Antes, pudimos descubrir algún rincon de Portinatx y ver su arquitectura y las típicas casitas blancas que tanto la representan.

 

Paseando por portinatx ibiza

apartamentos portinatx ibiza

hotel portinatx ibiza

 

Nos quedamos sin conocer mucho de Portinatx, pero descubrimos un lugar increíble fuera del barullo turístico, y eso nos dió ganas de conocer más sitios como este. Los dias que siguen visitamos las típicas calas (que eran maravillosas por supuesto) y otras menos conocidas y de difícil acceso, que es lo que nos apetecía de verdad.

Y es que, cada persona tiene que hacer el turismo que mas se adapte a ella, o claro está, el que apetezca en cada momento. Cada momento es único y hay que saber aprovecharlo.

¿Has estado en esta calita? Nos recomendarías algún lugar cercano?

¡Cuéntanos lo que quieras en los comentarios!