UTILIDADES, VIAJAR EN SOLITARIO

15 razones para lanzarte a viajar en solitario

Casi todo el mundo me pregunta: “¿porqué viajas sola?” y aunque se lo intente explicar mil veces siempre me miran cómo un bicho raro, “¿es que no tienes amigos, pareja o familia?”, “¿no te aburres viajando tú sola?”, “¿y si te pasa cualquier cosa?”…

Viajar en solitario, aunque parezca mentira, todavía es un tema que no está asimilado por la mayoría de la sociedad actual. Pero sigo sin entender…¿porqué no se puede viajar solo sin que la gente se sorprenda? ¿Qué ven de raro o de malo?

Lo que suelo decir es: ¿y porqué no?. Es decir, quizás tengas unos días libres en el trabajo y nadie más pueda viajar contigo, y a ti te apetece muchísimo irte a algún lado, ¿te vas a quedar sin vacaciones por eso?. O quizás quieras visitar un lugar que tu gente no quiere…¿vas a quedarte sin visitar ese destino de ensueño?.

Y si sólo es que te apetece probar la experiencia, ¡pues adelante!. ¿Donde está escrito que haya que viajar acompañado?.

Parece que la soledad es un problema en la sociedad de hoy en día. La gente necesita sentir que está con alguien en todo momento, si no no pueden disfrutar de la vida. Pero lo malo es que así no disfrutan de ellos mismos. Y no es lo mismo sentir la soledad que estar solo. Puedes estar solo y no sentir que necesitas nada más. Sólo tú y el momento que estás viviendo. Hay que aprender a escucharse a uno mismo.

 

La experiencia de viajar en solitario debería experimentarse al menos una vez en la vida. Es una experiencia de superación personal, en la que te das cuenta de muchas cosas y aprendes sobre tí mismo. Y se disfruta de una manera mucho más intensa. Pero si sigues sin entender porqué la gente se sigue yendo de viaje sola, aquí te dejo mis pros y contras de ésta manera de viajar:

viajar sola

Pros

1. Sentirte libre.

No sabrás lo que es sentirte libre de verdad hasta que te encuentres en algún lugar lejos de tu ciudad. Saber que has llegado hasta allá tú sólo, y esa sensación de desconexión de lo que era tu mundo hasta ese día.

2. Descubrirte a ti mismo

Conocerás aspectos de tí que hasta entonces no sabías que los tenías, te darás cuenta de que eres más fuerte de lo que pensabas, y puede que descubras qué es lo importante de tu vida y que harás a partir de entonces.

3. Aprender hasta donde eres capaz de llegar

Quién te iba a decir a ti hace unos años que ibas a ser capaz de arreglartelas tú solo para irte al fin del mundo, y qué al fin y al cabo, no era para tanto. Te recorrerá una sensación de autosuficiencia y autoestima nueva si logras desenvolverte en el lugar, si hablas con la gente y aprendes, y sales de situaciones difíciles.

4. Conocer a lugareños

Quitarte prejuicios y aprender de otras culturas es algo maravilloso y enriquecedor. Conocer a personas de otros lugares y culturas seguro te abrirá la mente, y aprenderás muchísimo.

5.Darte cuenta de que realmente no estas solo

Creemos que si no vamos con alguien conocido nos sentiremos terriblemente solos, y no es cierto. La gente te hablará, te ayudará, podrás disfrutar de otro tipo de compañía. Para estar con los tuyos ya están todos los demás días del año ?no?

6. Poder elegir que hacer en cualquier momento

Es una de las mejores cosas que tiene viajar solo, que tu mides el ritmo del viaje. Si quieres quedarte toda una tarde viendo un museo, puedes. Si quieres alargar el viaje, nadie te lo impedirá. Si te apetece madrugar para ver amanecer, pues lo haces. El viaje es tuyo por completo.

7. Pararte a hacer fotos durante el tiempo que te haga falta o te apetezca

A mi esto me apasiona. Si vas con alguien que no saca fotografías o no le gusta, acabará cansandose de ti, o acabarás tu no haciendo las fotos que te apetecen, y eso puede amargarnos el viaje en ocasiones. Tener tiempo pra observar nuestro alrededor y captar momentos únicos, ¡es impagable!

8. Fijarte más en los detalles

Porqué si quieres puedes quedarte en una terraza contemplando el mundo a tu alrededor el tiempo que quieras, ver la vida de la gente en ese lugar. O quedarte ensimismado mirando un monumento, edificio o paisaje…y descubrir cosas que no captarías si no te tomas tu tiempo.

9. Reflexionar acerca del lugar donde te encuentras

Viajar en solitario tiene innumerables momentos de reflexión, y esto es maravilloso. Te das cuenta de verdad de donde te encuentras, disfrutas de ese momento único sin ninguna interrupción, piensas en el lugar y lo que más y menos te gusta de él…

10. Empaparte de todo lo que te rodea

Estando sólo disfrutas al máximo lo que estás viviendo, y lo interiorizas, ya que no hay nadie que te interrumpa preguntando cualquier cosa, o hablándote de otro tema que no tiene nada que ver. Hablas más con la gente del lugar, tienes tiempo para buscar y comprar en las tiendas que desees, y disfrutar de los hallazgos que hagas. Si estás viendo un monumento, al estar tú sólo lo disfrutas de otra forma, lo interiorizas de alguna forma también.

11. Tener tiempo para pensar en tu vida en general y lo que quieres hacer con ella.

Con el frenético ritmo de vida que tenemos casi nunca hay tiempo para reflexionar y pensar en lo que está siendo tu vida, si es lo que quieres, a dónde quieres llegar etc. En un viaje en solitario tienes toodo el tiempo del mundo para aclararte las ideas, o que surgan nuevas.

12. La sensación de seguridad de que puedes hacer lo que te propongas

Sobretodo a la vuelta de ese viaje en solitario, el sentir que todo eso lo has hecho tú sólo, que has podido disfrutar de una nueva experiencia, de que has hecho aquello que querías, y que sigues vivo. Una dosis de seguridad y autoestima está garantizada.

13. Sentir que esa experiencia sera tuya y nada más que tuya

Tu has hecho eso posible, tu lo has vivido al máximo, ha sido lo que tu has querido que sea, y esa experiencia es algo que nadie te va a quitar. Es algo sólo tuyo.

14. Pararte a mirar un cuadro durante horas, a rebuscar en una librería hasta encontrar algo especial o a buscar ese souvenir perfecto durante el tiempo que te apetezca.

Conocer un lugar a tu ritmo es fantástico. Elegir qué hacer en cada momento, dónde comer, si estás cansado y quieres irte a tu alojamiento, o si quieres quedarte hasta tarde para ver las estrellas.

15. Relacionarte con otros turistas y conocer gente de todo el mundo

Puedes conocer gente de todas partes del mundo, y yendo con amigos, familia o pareja muchas veces nos hace encerrarnos en nosotros y nada más. Viajando solo te da más facilidad para entablar conversación, ya que en algún momento lo necesitarás. Y porqué no, practicar el idioma nunca está de más.

Y por supuesto descubrir que finalmente no te aburres cómo decían que te ibas a aburrir.

¡Como vas a aburrirte contemplando la torre Eiffel o disfrutando de una pizza en Italia!

viajar solo

Contras

La única cosa que de verdad preocupa a los viajeros solitarios es el miedo, ya que es verdad que estas solo si tienes cualquier problema. Pero en la vida hay que arriesgar y el mundo y la gente es mucho más amable de lo que se piensa.

Así que ya ves, el único elemento en contra para no irte de viaje en solitario te aseguro que ni de coña compensa a todo lo que puedes llegar a vivir y sentir viajando de ésta manera.

Y tú, ¿porqué viajas sol@? ¿qué es lo que más te gusta?

Si todavía no te has atrevido, ¿porqué no?

¡Cuéntamelo en los comentarios!